miércoles, 30 de noviembre de 2011

Cita del Día

La libertad es aquella facultad que aumenta la utilidad de todas las demás facultades. Immanuel Kant

martes, 29 de noviembre de 2011

Cita del Día

Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir. Martin Luther King

lunes, 28 de noviembre de 2011

Cita del Día

La felicidad no es un ideal de la razón, sino de la imaginación. Immanuel Kant

domingo, 27 de noviembre de 2011

Cita del Día

Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda. Martin Luther King

sábado, 26 de noviembre de 2011

Cita del Día

El derecho es el conjunto de condiciones que permiten a la libertad de cada uno acomodarse a la libertad de todos. Immanuel Kant

viernes, 25 de noviembre de 2011

Masaje Tailandés

Querida Shanga y Amigos de Xalapa y sus alrededores:

Con el placer de ofrecer y difundir con Ustedes el noble arte del Masaje Thailandés

El Masaje Tailandés es un sistema curativo a base de suaves estiramientos de yoga y digitopresión que reestablece el equilibrio y la armonía del cuerpo, mente y espíritu brindando una agradable sensación de paz y bienestar. La Tradición del Masaje Yoga Tailandés tiene una antigüedad de más de 2500 años y en ese entonces se practicaba en templos budistas como una forma de llevar el amor en forma física.

Promoción decembrina de $400 por masaje de hora y media, este masaje se practica con ropa cómoda.

Quedo a sus órdenes y les agradecería difundieran esta invitación a sus contactos:


Adriana Arizpe
Bailarina, Terapeuta Corporal, Instructora de Yoga y Practicante de Meditación Vipassana, ha encontrado en este masaje la forma de incorporar todas `éstas artes para bailar la danza sagrada del Masaje Yoga Tailandés.

Cita del Día

Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos. Martin Luther King

jueves, 24 de noviembre de 2011

miércoles, 23 de noviembre de 2011

martes, 22 de noviembre de 2011

Cita del Día

Dormía y soñaba que la vida era bella; desperté y advertí que la vida era deber. Immanuel Kant

lunes, 21 de noviembre de 2011

domingo, 20 de noviembre de 2011

sábado, 19 de noviembre de 2011

Cita del Día

Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol. Martin Luther King

viernes, 18 de noviembre de 2011

Dimensiones 1

¿Qué son las dimensiones? ¿Qué significa el cambiar de dimensión?

Todos los antiguos calendarios y profecías de nuestros ancestros hablan de una nueva Edad de Oro. Una época donde la potencialidad humana será expandida permitiéndonos manejar cualidades psíquicas, una consciencia mayor a la que actualmente tenemos y un entorno donde la armonía y el amor serán predominantes.

Este despertar ya está sucediendo y se manifiesta a diario en nuestras vidas. No solo estamos despertando nosotros sino que todo el planeta está evolucionando a octavas vibratorias superiores. Como todo proceso de cambio muchas veces lo percibimos, mientras lo transitamos, como algo traumático, para luego darnos cuenta en el tiempo, del significativo crecimiento que este nos trajo.

El despertar está asociado a la nueva conciencia también llamada conciencia crística o búdica, esta tiene que ver con el reconocimiento colectivo de nuestra esencia, con el saber que todos somos uno. El despertar dimensional ha llegado para quedarse.

¿Pero que son las dimensiones? ¿Qué significa el cambiar de dimensión?

Las dimensiones son los diferentes estados de la existencia que experimentamos durante el camino hacia el Ser Único. Es decir son los pasos evolutivos que el Ser decidió experimentar para regresar a la fuente divina. Todos los niveles dimensionales se encuentran en el aquí y el ahora, la diferencia es la longitud de su onda o frecuencia. Las dimensiones son frecuencias dentro de la cual vibramos, también son podríamos decir niveles de conciencia, son algo parecido a las bandas de radio con sus frecuencias y estaciones. Existen siete dimensiones perceptuales que se corresponden a la octava dimensional donde se encuentra la Tierra en estos momentos. Igualmente existen otras dimensiones que se corresponden a otras octavas vibratorias que se encuentran actualmente fuera de nuestra comprensión humana.

Cambiar de dimensión significa expandir nuestra conciencia, es famosa la historia del personaje animado que vivía en un papel y cuyo mundo era totalmente bidimensional o plano, así su cerebro había aprendido que así era su realidad formada por puntos y líneas sobre un inmenso plano blanco. Era Inconcebible para el pensar en objetos con volumen o tridimensionales. Así es para nosotros un imposible desde nuestras creencias, pensar el realidades que no sean la conocida, ya que nuestro cerebro está entrenado a percibir de una manera determinada. Entonces, cambiar de dimensión es expandir nuestra forma de percibir la realidad, de ver las cosas. Ahora nos encontramos pasando a una realidad más energética, que se parece más al mundo de los sueños y la imaginación.

A pesar de que pienso que las clasificaciones son limitantes y lineales, que la realidad siempre las supera, me voy a basar en una clasificación para poder explicar las diferentes dimensiones, haciendo la salvedad de que estas siempre están interconectadas, y que forman parte de un sistema de intercambio dinámico radial y vibratorio.

La Primera dimensión es la encargada de convertir a la energía en materia, es la frecuencia básica de los átomos y las moléculas, por lo tanto es la dimensión del microcosmos, es la frecuencia vibratoria de activación del ADN. Se puede decir que maneja un nivel de consciencia elemental referido al cumplimiento de funciones, o sea una consciencia puntual, sabe cómo dirigirse de un punto a otro. Los minerales y el agua vibran en esta frecuencia, los minerales son el aspecto cristalino de la misma, el agua el aspecto liquido de la misma. Se encuentra en los fluidos y las corrientes eléctricas del cuerpo humano, activa el código genético e impulsa energéticamente el sistema celular. Si tomáramos como metáfora al ser humano para describir las dimensiones, podríamos decir que la primera dimensión la experimentamos en la etapa profetal, donde somos un conjunto de potencialidades con un programa de división celular y mantenimiento de funciones. Todas las dimensiones funcionan a todas las escalas y las de esta octava son las mismas en todo el universo.

La Segunda dimensión es la frecuencia donde existen la mayoría de los animales y las plantas. Es también física e impulsa la identidad biológica. Es la vibración que mantiene la unión entre las especies, lo que se ha llamado el inconsciente colectivo de las especies, es decir es la forma como se reconocen los animales de una misma especie para cumplir con sus funciones reproductoras. No posee diferenciación individual, ni auto reconocimiento. En este nivel de conciencia no hay referencia temporal espacial. La conciencia es lineal o bidimensional. A nivel geométrico se corresponde con las formas planas como el círculo, el cuadrado etc. Es la responsable de la variedad biológica y de todas las energías que se encargan de propiciarla como las fuerzas elementales de la naturaleza. Podemos tomar como ejemplo las bandadas de pájaros que actúan coordinadamente como un todo, o los cardúmenes de sardinas, ambos han sido objeto de estudio y se ha comprobado que actúan como un cuerpo consiente donde cada uno de los miembros mantiene una distancia matemática entre ellos y que solamente rompen la formación cuando son atacados por algo. Siguiendo la metáfora del ser humano, la segunda dimensión se podría compara con la etapa fetal, flotamos siendo uno con el entorno, en un estado no egóico, sin referencia temporal/espacial.

La Tercera dimensión es donde existimos los seres humanos, también es física y el tipo de conciencia de esta vibración es volumétrica o tridimensional, a nivel geométrico se perciben formas como el cubo y la esfera y los sólidos platónicos. Hay una percepción lineal del tiempo y el espacio, con la capacidad de recordar el pasado, proyectar el futuro estando en el presente. Se basa en la polaridad y la ilusión de separación, en el desarrollo de la identidad individual y la pérdida del sentido grupal. Esta es la frecuencia donde nos hacemos conscientes de nosotros mismos, desarrollamos el ego y creemos que estamos separados del todo. Es en esta dimensión donde nos percibimos más separados del todo que en ninguna otra, por lo tanto es aquí donde al Ser Único se le presentan más retos de integración y crecimiento. En el ser humano comienza a partir del segundo año de vida, cuando el niño empieza a diferenciarse del entorno como individuo, a expresar sus deseos, a formar su ego. Es una etapa de aprendizaje muy importante, donde comienza la fragmentación. En tercera dimensión experimentamos un proceso de división del Ser que produce lo que llamamos personalidad. Es parte del trabajo de evolución el recoger y juntar todas las partes.

La Cuarta dimensión es la frecuencia donde regresamos a la conciencia de integración grupal, sin pérdida de la individualidad. Esta frecuencia ha sido llamada zona arquetipal o inconsciente colectivo, es el lugar donde residen los sentimientos, las emociones y los sueños. En esta dimensión percibimos el tiempo en oleadas cíclicas o en forma de espiral. Existe en un campo cuántico donde se presentan simultáneamente todas las alternativas y posibilidades. Es la frecuencia de la sincronicidad, la empatía y la telepatía. Es la última dimensión donde experimentamos con el cuerpo físico como vehículo de aprendizaje. En esta frecuencia percibimos la multidimensionalidad y nos damos cuenta de nuestra responsabilidad, al hacemos consciente que cada una de nuestras acciones afecta el todo.

En estos momentos nos encontramos despertando a la conciencia de cuarta dimensión y la sentimos sobrepuesta sobre la tercera, por eso a nivel humano estamos pasando por la necesidad de compartir con grupos, revisar nuestras relaciones, buscar sanación y crecimiento con terapias. También es la causa del desmoronamiento de estructuras físicas, económicas y políticas por mucho tiempo establecidas, que ya no se corresponden con esta nueva vibración. Y cada vez vamos a ver más cambios a todos los niveles de aquello que no se corresponda con la nueva energía.

El cambio dimensional es a todas las escalas, no solo lo estamos experimentando los seres humanos sino también la Madre Tierra y a una escala mayor toda la galaxia. El cambio dimensional no sucede de un día para otro sino por capas paulatinas de conciencia. Una vez que estemos alertas en la cuarta dimensión se abrirán suavemente las puertas a quinta y sexta. Aceptar la conciencia de cuarta dimensión es lo que se ha llamado el salto cuántico y es el paso más difícil del cambio dimensional ya que este implica un profundo cambio de creencias. La cuarta dimensión es el portal hacia la conciencia Crística. La conciencia Crística es aquella conciencia colectiva que se reconoce a sí misma como Unidad.

La quinta dimensión es la frecuencia de la sabiduría y es totalmente pura energía. Es donde se encuentran los Maestros Ascendidos y los espíritus guías. En quinta experimentamos el fundirnos con el grupo de almas al cual pertenecemos vibracionalmente y al Ser superior o Multidimensional. Es la dimensión donde recordamos quiénes somos y despertando nuestra sabiduría interna. Es en esta dimensión donde se experimenta la conciencia grupal que forma un solo Ser de mayores dimensiones. Es una frecuencia energética, no física. El tiempo es un continuo, solo existe el ahora eterno. Muchos de los seres que están en esa dimensión al contactarse con su sabiduría, escogen ser los guías espirituales de los que estamos en la dimensión física, como parte de su servicio en el proceso de evolución. Muchos de los seres canalizados hoy en día que se presentan como una conciencia de grupo están en quinta dimensión, así mismo cuando hacemos contacto con nuestro Yo Superior estamos viviendo una experiencia de quinta. Como es una dimensión de luz percibimos holográficamente y en formas lumínicas de una gran intensidad, muchas veces geométricas.

La diferencia entre quinta y sexta así como entre sexta y séptima no es tan evidente como la de cuarta y tercera, a partir de quinta las dimensiones se encuentran solapadas o fundidas y sus fronteras son difusas, esto es debido a que estamos hablando de energía y no de materia.

La sexta dimensión es la frecuencia que se ha llamado Crística o Búdica, porque es allí donde se llega el estado de remembranza total, donde se toma responsabilidad por el todo y se es el todo. Es un estado de conciencia compasiva, la famosa iluminación. Es el regreso a casa, al Ser Único. En sexta el proceso de evolución del Ser y el Todo se experimentan como Uno, es el lugar de la conciencia ilimitada y unificada. Esta frecuencia se manifiesta como individual y colectiva simultáneamente. La sexta dimensión es la creadora de las matrices morfogénicas que se manifiestan en otras dimensiones como tercera, segunda y primera. Estas matrices son las formas geométricas y las redes que llamamos geometría sagrada, son los patrones geométricos de luz creadores de vida y responsables de su materialización.

La séptima dimensión es la frecuencia de la integración total, ya no quedan partes dispersas, la conciencia se experimenta multidimensionalmente, es decir se tiene conocimiento de las partes que alguna vez estuvieron desmembradas en el pasado con una nueva perspectiva de integración. Allí se encuentran los seres que están y son puro amor. Es una dimensión energética donde no existe la forma. Es la dimensión del reino angélico y las conciencias de luz pura.

Continuará

Cita del Día

El arte de ser sabio consiste en saber a qué se le puede hacer la vista gorda. William James

jueves, 17 de noviembre de 2011

miércoles, 16 de noviembre de 2011

martes, 15 de noviembre de 2011

Cita del Día

En tu lucha contra el resto del mundo te aconsejo que te pongas del lado del resto del mundo. Franz Kafka

lunes, 14 de noviembre de 2011

Zen y el cerebro 7

ZEN Y EL CEREBRO

JAMES H. AUSTIN, M.D.

Resumen y traducción Alfredo Amescua


8. Algunos ABCs del Yo-Mí-Mío.

Estudiar el camino del Buda es estudiar tu propio yo. Estudiar tu propio yo es
olvidarte de ti mismo. Olvidarte de ti mismo es hacer que el mundo objetivo prevalezca en ti.
Master Dogen (1200–1253)

Hemos conocido al enemigo, y somos nosotros.
Pogo


…El budismo también se había vuelto muy específico: nuestros principales problemas y descontentos surgen desde dentro. Empezamos fundamentalmente sólidos y básicamente buenos. Pero en un sentido nos convertimos en nuestro propio peor enemigo…

…Estos tres componentes por sí mismos no son nuevos. Son tan viejos como cada uno de nosotros ahora. Nos fueron presentados al principio del capítulo anterior. Todo lo que teníamos que hacer era escuchar…

…Lo que escuchamos fueron niños mayores que los habían estado vocalizando incluso antes de que empezaran sus terribles dos. Sus palabras operativas eran Yo, Mí, Mío. En estas tres palabras hay pistas acerca de cómo construimos nuestro yo invisible…

…Siguiendo el ejemplo de Pogo, sirve para nuestros propósitos actuales comentar primero acerca de sus aspectos incómodos y no fructíferos. Esto podría ser engañoso. Ya que el propósito del Zen no es aplastar o eliminar sus energías poderosas y “amistosas”. Es liberarlas, transformarlas y redirigirlas hacia sus otras muchas funciones positivas y constructivas. La triada consiste en lo siguiente:

1. El Yo. El Yo es. El Yo también actúa. Ninguno de nosotros puede apreciar que tan alto y fuerte es nuestro propio Yo. Ni tampoco nadie puede saber que tan amenazantes, digamos, les pueden parecer a otros las acciones del Yo. Pero pregúntele a otras personas. Ellas saben. Reconocen nuestro Yo soberano instantáneamente. Lo ven permanecer tan orgullosamente vertical que nunca se postra ante nada. Lo ven inclinarse hacia delante agresivamente.
2. El Mí. El Mí re-actúa. Le suceden cosas a él. Es esa parte del yo sintiente sobre el que, como cualquier otro objeto, se actúa. Las cosas me pueden dañar a Mí. Es vulnerable. Puede ser dañado.
3. El Mío. El Mío posee. Todo lo que poseo es mío. Es el yo codicioso que agarra las posesiones materiales o las vidas de otras personas. El Mío también tiene un terreno interno. Dentro, entre sus intangibles tesoros, se aferra a sus opiniones apreciadas y as patrones fijos de hábitos.

…Los tres componentes se entrelazan en un complejo apretado, cada uno complementando al otro. Para mantener la discusión simple, podemos llamar a este constructo psicológico descriptivo el Yo-Mí-Mío. Ningún texto de neuroanatomía o psicología puede localizar las células nerviosas o los circuitos que componen este complejo ampliamente distribuido…

…Usualmente Yo es un sujeto. Entonces representa a la persona que en ese momento particular se imagina que él o ella es un “yo”…

…Prejuicios altamente personales determinan su agenda. Las actitudes filtran lo que el Yo percibe y distorsionan lo que entonces cree que es cierto…

…Pero nuestro Yo no es tan simple. Acarrea muchas máscaras rígidas en su repertorio. Se necesitaron muchas décadas para construir y ocultar cada persona. ¿De dónde sacamos los papeles que asumen nuestras personas? No vinieron solo de nuestros padres, hermanos, amigos y maestros sino cada vez más de personas en los medios. Colectivamente forman ahora el mosaico de nuestra identidad personal, nuestra auto-imagen. Cambiamos nuestra conducta de un modelo a otro dependiendo de la situación…

…Los modelos “buenos”, más positivos en el Yo siempre están contendiendo con sus opuestos, las personas “malas”, las características de la sombra. Como resultado, implícitas en cada Yo habrá contradicciones agudas, conflictos internos y ansiedades…

…A continuación, el pronombre Mí. Representa nuestro yo como un objeto. ¿Qué tipo de cosas me pueden pasar a Mí?... el Mí sufre. Le molestan todos los eventos “malos” que pueden acechar en la jungla a su alrededor, cosas que chocan en la noche…

Además, el Mí también está constantemente en el lado receptor de toda herida psíquica auto-inflingida que se ha generado por las actividades inapropiadas de sus otros dos socios, el Yo y el Mío…

…Finalmente, el adjetivo Mío, representa nuestro yo acaparador, avaro, posesivo… El Mío se agarra. Pero en cada acto de apego, acaba siendo su propio cautivo. Es auto-esclavizado, porque lo que sea que se posee también lo posee a uno. Entre más agarra, menos satisfecho está, así que desea aún más. Al poseer más, tiene más que perder…

…Nuestro Mío empieza de manera relativamente simple. Empieza con la premisa engañosa de que hay una división entre el yo y el otro en la percepción. La simplicidad es temporal. Porque en seguida, el Mío procede a complicarse enormemente sus límites…

El resultado es inevitable. Porque el Mío se apega tan estrechamente a las cosas, cualquier cosa que valore se debe defender…

…El Maestro Dogen ofrece un punto fundamental en la cita al principio de este capítulo. Entrenarse en Zen se resume a estudiar el yo. Como preludio a tener que desecharlo. Así que el entrenamiento empieza con darse cuenta intelectualmente que hay un complejo Yo-Mí-Mío, identificando sus respuestas a la vida cotidiana de uno, explorándolas y recortándolas. Pero pronto debe comenzar el verdadero trabajo, el de redireccionar sus energías potenciales. Y esto significa nada menos que abdicar al Yo soberano, abandonando los castillos que defienden el Yo, y aboliendo cada esclavitud del Mío…

Continuará

Cita del Día

La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte. Immanuel Kant

viernes, 11 de noviembre de 2011

Zen y el cerebro 6

ZEN Y EL CEREBRO

JAMES H. AUSTIN, M.D.

Resumen y traducción Alfredo Amescua


8. Construyendo nuestro Yo.

…Construimos nuestro yo lentamente, usando células nerviosas y circuitos como bloques de construcción. Primero los vinculamos a niveles subcorticales más profundos, luego a niveles corticales superficiales. Casi era como configuraciones de Tinkertoy y nos llevaría años ensamblarlas todas. Ahora, cada uno de nuestros yos adultos reside dentro de redes de nervios distribuidas inmensas. Juntas codifican el cuerpo físico sintiente, sienten imperativos viscerales, piensan y conocen y actúan en este mundo, recordando el pasado y proyectándolo a un mañana imaginario…

…Sólo a los ocho meses la materia blanca del infante madura más hacia delante en esa región central entre los lóbulos parietal y frontal… No es sino hasta el año de edad cuando las cubiertas de mielina estarán maduras en los lóbulos temporales… Pero nuestro cerebro todavía es inmaduro. ¿Por qué no puede expresar más que el marco básico de nuestra identidad personal final? Porque todavía le falta lo personal. Y por lo tanto, todavía no puede poseer cosas personalmente…

…¡Pero espera hasta cerca de los dieciocho meses! Ahora las largas rutas de asociación subcortical finalmente vinculan todos nuestros lóbulos. Finalmente empezamos a hacer las distinciones elementales vitales. Ahora podemos distinguir entre “yo” y “tú”, entre el yo y el otro…

…En algún momento entre los quince y veinticuatro meses de edad actuamos conscientemente. Coloca al niño en frente de un espejo y él o ella reconocerán que una mancha de lipstick en la nariz es una imperfección del yo. La mancha obviamente afecta la imagen esperada. ¿La imagen de quién? Revelada en esa conducta ahora está una persona que para ahora ha desarrollado una especie de “yo” más grande que se puede mirar. Lo que es más, un “yo” interno ha reconocido que una mancha “mala” terrible está echando a perder “mi” nariz…

…También alrededor de los dos años de edad empezamos a proyectar nuestros propios estados mentales hacia fuera, transmitiéndolos a otras personas… Sin embargo no hemos llegado a establecer un sentido firme de nuestra propia identidad – nuestro yo como una presencia que continúa – hasta algún momento entre los seis y los nueve años…

…¿Qué constituye este imperativo personal que habita en nuestras profundidades, este yo insistente del que nos damos cuenta lentamente cuando somos niños?... Como niños, establecimos la barrera: yo/otros. Se comprobará que es una barrera muy gruesa. Conceptualmente más gruesa que nuestra piel…

…Examinemos ahora el yo de James para ver en qué consisten su núcleo y sus capas. Hacerlo es impresionarse. Ahora ya, este centro básico del yo contiene (1) conductas de auto-conservación; (2) sensaciones del cuerpo, especialmente las de la cabeza y la garganta; (3) pensamientos y otras posesiones o reconocimientos; (4) auto-sentimientos; y (5) conductas de auto-búsqueda instintivas. Antes que se pueda desvanecer el yo, debemos tirar todo esto. Incluso una lista tan corta define una agenda psico-fisiológica. Si en un destello, un estado iluminado de consciencia es disolver todas esas ataduras, debe revisar extensamente la forma como fluyen normalmente los impulsos en muchos circuitos del cerebro. ¿En dónde quedan estos circuitos? Por todas partes…

Hacia una psico-fisiología del yo.

…Considere tres ejemplos simples de estos temas que subyacen en que seamos “centrados en el yo”. Empecemos con el primer instinto de una criatura, la auto-preservación. Nuestros instintos de supervivencia surgen de circuitos innatos establecidos en el tallo en la base del cerebro, llamado tallo cerebral, y de sus extensiones al hipotálamo. Sus funciones de supervivencia son irresistibles…

…Luego viene la conducta defensiva. En ella subyace una premisa importante: se debe proteger a una criatura vulnerable. Para enfrentar la amenaza, los primates movilizan sus conductas defensivas a lo largo de un perímetro irregular que incluye la materia gris central en el cerebro medio, el hipotálamo y la amígdala… Ninguno de nuestros miedos primordiales decrece hasta que se vacían, se neutralizan o se sobrepasan sus profundos bunkers…

…Más allá de la auto-preservación y las conductas defensivas, los constructos del yo se hace emergentes en muchas capas…

…En esos niveles superiores, el cerebro vinculará muchas redes finalmente, sintetizando nuestras nociones del yo en una “estructura anatómica conectada ampliamente”. Dentro de las grandes redes distribuidas resultantes finalmente integramos las facetas de nuestro yo sensorio-motriz con aquellas de nuestro yo pensante, sabedor, emocional y psíquico. Algunos han especulado que el cerebro representa estos “yos” de una forma parecida a la de un holograma, en la que pedazos separados de datos se distribuyen a través de toda la imagen, y también cada pedazo contiene algo de la imagen completa…

…Antes de mucho tiempo, tendremos nuestra capacidad bien definida – y frecuentemente sobre utilizada – para etiquetar muchas cosas como “buenas” o “malas”. Y algunas de estas categorías “malas” pueden lastimar, casi como espinas…

…Es dentro de los lóbulos temporales en donde juntamos el ritmo y el tono de las sensaciones corporales primitivas internas con otros mensajes que provienen del mundo externo… Para “darle sentido” a esos datos, los lóbulos temporales deben jugar varios papeles interpretativos. Esto los convierte en candidatos especialmente adecuados para representar una interfaz crucial. Es esa frontera común entre lo interno y lo externos. Y es en esta interfaz en donde el yo se encuentra con el otro, en donde se llevan a cabo eventos que serán vitales para nuestra comprensión de la iluminación Zen…

…Sin embargo, los lóbulos temporales y sus conexiones hacen más que erguir delgadas barreras conceptuales en esta interfaz yo/otros. Al unir tanto nuestro reconocimiento con nuestras funciones afectivas, ayudan a definirnos a cada uno como personas que tienen convicciones firmes. Ciertamente, nuestras emociones límbicas a nivel visceral están listas para, sólo a uno o pocos pasos, hiper-polarizar cada uno de nuestros pares estándar de opuestos. Ya hemos mencionado dos de estos conjuntos – aquellos que constituyen lo bueno y lo malo, el yo y el otro. Cualquier otro conjunto adicional de opuestas que confrontemos, incluyendo sí y no, pronto los enfrentaremos desde ese mundo privado que hemos polarizado personalmente en ying y yang…

Continuará

Cita del Día

El hábito es el enorme volante de inercia que mueve a la sociedad, su más valioso agente de conservación. William James

jueves, 10 de noviembre de 2011

Cita del Día

Puesto que soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio. Mahatma Gandhi

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Día de muertos 2011

Llegó y pasó una celebración más del día de muertos. Desde el de hace un año, hubo dos fallecimientos de personas muy cercanas a mí y a mi familia.

En este día los recordamos a ellos y a los otros seres queridos que murieron en años anteriores. Mi mujer hizo un bello altar, una bella ofrenda para ellos.



El camino de flores de cempaxúchitl para indicarles a los muertos el camino hacia el altar, pero también un camino que nos lleva a la reflexión



Y desde luego, en muchos hogares la gente hace sus propios altares, sus propias ofrendas.  Las siguientes fotos muestran algunos altares en los portales del palacio de gobierno de Xalapa.



Día de muertos, una ocasión no sólo para recordar a los que ya se fueron sin para meditar sobre la muerte misma. Para meditar sobre nuestra propia muerte.



Muy pocas veces pensamos en ella, yo no diría que pienso que nunca voy a morir. Pero tampoco estoy realmente consciente de que eso es lo único seguro que tenemos en esta vida. Algún día moriré, puede ser hoy, mañana, en unos meses, en unos años.



Y me pongo a pensar, ¿qué sería diferente, qué haría de manera diferente si tuviera este pensamiento constantemente en la consciencia?



Tratar de hacer cada vez más cosas con plena consciencia, con atención plena. Cosas como comer, caminar, ver los árboles, las nubes, las montañas, el bosque. Fijarme todos los días en los cambios que se han dado en mi camino al trabajo. Disfrutar de un programa de televisión sin pensar en otra cosa.

Vivir el momento plenamente, como si fuera el último. Y sobre todo, amar plenamente a mi familia, tanto los que están cerca como los que están lejos. Pensar en ellos y desearles que tengan un buen día lleno de paz y armonía. Pensar en mis amistades y desearles lo mismo. Pensar en todos los seres vivos que hay en el mundo y desearles paz y armonía. Pero sobre todo, para poder hacer esto, estar en paz y armonía conmigo mismo.

Cita del Día

Cuando debemos hacer una elección y no la hacemos, esto ya es una elección. William James

martes, 8 de noviembre de 2011

Cita del Día

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa. Mahatma Gandhi

sábado, 5 de noviembre de 2011

jueves, 3 de noviembre de 2011

Cita del Día

Quien quiere hacer algo encuentra un medio, quien no quiere hacer nada encuentra una excusa. Proverbio árabe

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Zen y el cerebro 5

ZEN Y EL CEREBRO

JAMES H. AUSTIN, M.D.




Resumen y traducción Alfredo Amescua


6. ¿Es el misticismo una clase de esquizofrenia disfrazada?

Todo poder de la imaginación sobre la razón es un grado de locura.
Samuel Johnson (1709–1784)

…Así que empezaremos a hacer este tamizado. Ya que en el proceso encontraremos contrastes útiles que iluminan tanto la naturaleza del camino místico y su opuesto esquizofrénico. Por ejemplo, la condición llamada esquizofrenia afecta a cerca del 1% de la población. Al principio de la psicosis, ciertos pacientes esquizofrénicos desarrollan un sentido incrementado de sí mismos, de otros y del mundo…

…Algunos pacientes con esquizofrenia, abrumados por sus percepciones y emociones aumentaadas, creen que han adivinado la esencia última de las cosas…

…Investigaciones recientes sugieren que la esquizofrenia es una enfermedad orgánica. Puede reflejar ya sea un tipo de arresto fetal de desarrollo cerebral, una maduración retardada o una degeneración prematura. Son comunes las anomalías en el lóbulo temporal, el sistema límbico y el lóbulo frontal. En las etapas tempranas de la esquizofrenia, cuando la enfermedad es menos severa, algunos pacientes ya muestran lóbulos temporales más pequeños. Otros pacientes, más severamente afectados, pueden mostrar ventrículos cerebrales crecidos llenos de fluidos. Entre gemelos idénticos, el gemelo que desarrolla esquizofrenia tiende a tener un hipocampo más pequeño y un tercer ventrículo mayor centrado en el hipotálamo. Un resultado posible de esas lesiones estructurales es que pueden desconectar sutilmente, y desarreglar, esos circuitos que llevan mensajes de ida y vuelta entre el sistema límbico, el hipotálamo y la corteza prefrontal…


7. La semántica del Yo

…Obviamente, debe existir un yo. ¿Qué otra cosa nos puede hacer conscientes de los eventos que surgen fuera o dentro de nosotros, del conocimiento factual y de la forma como actuamos dentro del mundo externo? Al ver las definiciones de consciencia en el diccionario, vemos que todas regresan al núcleo del ‘yo’ en el centro. Las definiciones nunca reconocen un hecho sorprendente: algunas formas extraordinarias de consciencia no retienen el ‘yo’ subjetivo dentro de ellas…

…nosotros en el occidente nos adherimos a la interpretación de Jung: “Si no hay ego, no hay nadie que esté consciente de nada. Por lo tanto el ego es indispensable para el proceso consciente… No me puedo imaginar un estado mental consciente que no se relacione a un sujeto, es decir, a un ego”…

…La noción de Freud de que el ego sirve a un propósito útil. Dándole mayor apoyo a esto están otros dos dominios abstractos que construyó cerca. Formaban la triada entrelazada, complementaria: superego, id y ego. Son tan interdependientes que sería peligroso tratar de extraer o modificar cualquiera de ellos. Para Freud, los tres no eran meras abstracciones conceptuales – eran constructos personales basados en la anatomía del cerebro… El superego, por ejemplo, era una “entidad estructural genuina”. Funcionando como un observador general, el superego actuaba como el guardián de nuestra consciencia…

… Tomando prestada la palabra id de Nietzche, a través de Groddeck, Freud lo consideraba como el repositorio de los instintos pasionales. Por lo tanto, para Freud, el id no tenía leyes ni lógica…

…Finalmente, entonces, para Freud, el ego era el ejecutor pragmático. Era la agencia necesaria para darle un balance cotidiano a los otros dos…

…Pero más adelante, en lenguaje común, el término ego llegó a significar algo bastante diferente. Entonces fue diluido para significar sólo el yo egoísta peyorativo…

…Las metas psicoanalíticas de Freud, si no sus métodos, se acercaban más al Zen de lo que se considera normalmente. Ciertamente antes de Freud, los métodos de entrenamiento Zen también animaban al yo práctica a madurar, a abandonar su exceso de equipaje psíquico y ampliar su campo de visión. El entrenamiento también ayudaba a reclamar las pasiones del condicionamiento inapropiado, y a hacerlo de tal manera que se recanalizarían sus energías en otras líneas…

…¿Está lista nuestra sociedad, hoy en día, para familiarizarse con algunos hitos básicos y funciones vitales del cerebro humano joven y en crecimiento? ¿Podemos apreciar su anatomía funcional tan entusiastamente como esperamos ver las caras y escuchar acerca de las disfunciones de las personalidades de los medios de moda?...


Continuará

Cita del Día

La arena del desierto es para el viajero fatigado lo mismo que la conversación incesante para el amante del silencio. Proverbio persa

martes, 1 de noviembre de 2011